El comercio de Gipuzkoa mantiene el empleo y las ventas pese al cierre de locales

El comercio guipuzcoano ha aguantado el tipo y ha mantenido el empleo, su nivel de ventas y su peso en el PIB vasco desde que se desató la crisis a pesar de la difícil coyuntura económica actual. Y lo ha hecho, entre otros factores, debido a la inversión en reformas de sus locales para modernizar sus puntos de venta (el 41% las acometieron el último trienio) o su capacidad de arrastre para con el consumidor transfronterizo y limítrofe (Francia y Navarra, principalmente), cuyas compras dan oxígeno al sector ante el alicaído comportamiento del consumo interno.

Frente a la percepción extendida de que todos los indicadores y balances se habían comportado de forma negativa y han ido empeorado progresivamente desde 2009, no ha sido así, según los datos que maneja la dirección de Comercio del Gobierno Vasco. Tanto el númeor de afiliados a la Seguridad Social como la aportación al Producto Interior Bruto del sector han crecido entre 2009 y 2011 en Gipuzkoa, pese al goteo de cierre de locales, y confirman que el comerciante guipuzcoano ha hecho un esfuerzo inversor al mismo tiempo que mantenía estable el empleo.
Si bien el territorio ha perdido más de 2.000 establecimientos desde que registrara su cota más alta, alcanzada en el bienio 2007-2008, la directora de Comercio del Gobierno Vasco, Maite Valmaseda, considera que «ello no significa que se haya reducido el número de empresas, sino solo el número de puntos de venta». En otras palabras, que el cierre de unos comercios ha sido sustituido por la apertura de otros o que comerciantes que disponían de varias tiendas pueden haber cerrado algunas pero siguen adelante con una estructura más pequeña.
La aportación del comercio al PIB vasco creció siete décimas en los últimos tres años pese a que disminuía el número de locales abiertos. Por territorios, el comercio representa en Gipuzkoa cada vez más peso de la riqueza, con un incremento de 0,2 décimas, frente al estancamiento de la aportación de Bizkaia y la décima que crece Álava de 2009 a 2011. Y tampoco se ha resentido el empleo en este último trienio. Al contrario: el comercio guipuzcoano en su conjunto ha mantenido estables, con altibajos, sus cifras de plantilla en la línea del conjunto de Euskadi (781 más que en 2009), un leve incremento equivalente a medio punto más. Por citar un ejemplo, en San Sebastián, de junio de 2011 a junio pasado, se incorporaron al sector 282 personas, un 3,4% más de personal.
Para Valmaseda, esos datos demuestran que el comercio guipuzcoano, y también el vasco, «han pasado la reválida» de la crisis hasta este último año porque los indicadores de empleo y ventas son los que «muestran la salud del sector y dicen cómo está en realidad, más que el número de locales abiertos, los puntos de venta disponibles o las licencias».
Cambio de tendencia
Pero no hay que esperar unos indicadores similares para este año. Después de que el sector en Euskadi haya registrado el peor arranque en ventas de la última década, al agravamiento de la crisis y la creciente desconfianza que está atenazando al consumidor se unirá en septiembre la temida subida del IVA. «Somos conscientes de que la tendencia seguida hasta 2011 está cambiando este año. Es cierto. La cosa está cada vez más complicada y el encarecimiento de los productos por el IVA van a minar aún más la confianza del consumidor», admite la directora de Comercio. Cerca de 141.000 personas trabajan en la actualidad en el comercio vasco, cifra que supone el 14% del empleo total del País Vasco y ejercen su actividad comercial en Euskadi en torno a 29.000 empresas diferentes.
Los comercios vascos invertirán en reformar sus negocios durante este año alrededor de 38,4 millones, de los que 4,6 proceden de la línea de ayudas y subvenciones del 'plan renove' del Gobierno Vasco, que ha recibido este año 2.071 solicitudes de comerciantes, de las que 916 llegaron desde Gipuzkoa.
La cantidad invertida por término medio en los negocios es de 18.000 euros. Gipuzkoa, cuyos comerciantes solicitaron el 41% de las ayudas, está por encima de la media en inversión respecto a lo que le correspondería por su peso real en Euskadi, lo que evidencia, según Valmaseda, «el grado de compromiso con la modernización del sector dentro del territorio». De los 38,4 millones invertidos, el 86 % se destinó a la renovación de los puntos de venta, mientras que el resto sirvió para incorporar nuevos productos tecnológicos.

DENDAGO

Euskal Herriko merkatarien online denda: DENDAGO

HARPIDETZA

Dendartean Berriak

Jaso berri bakoitzeko albiste jakinarazpena.