Comercio "porsiacaso" Los establecimientos de los pequeños municipios sobrevivirán con la implicación de sus vecinos

César, pescatero de Izarra, me suele acompañar en mi carrera matutina. No le conozco personalmente pero a través de la radio, Onda Vasca para más señas, sigo sus peripecias vitales y las vicisitudes de su actividad, entre las que se encuentra ir caserío por caserío, concejo por concejo, vendiendo su género a los habitantes de su comarca de Zuia donde, según relata en las ondas, muchos de ellos son ya mayores y con dificultades para trasladarse a localidades.

Pensaba que este tipo de comerciante itinerante había desaparecido pero me doy cuenta que no e incluso, dando vueltas a la cuestión, me he percatado que en mi propio pueblo, Legorreta, es la furgoneta del panadero quien visita los caseríos y los barrios más alejados acercando a sus vecinos tanto el pan como el periódico.

Elevando la mirada caigo en la cuenta que en el pueblo de al lado, Itsasondo, fue el propio ayuntamiento quien, tras el cierre del Corte Inglés de la plaza y consciente que la vida social estaba languideciendo porque los vecinos desplegaban su vida social (ocio, compras, etc.) en la vecina Ordizia, decidió agarrar al toro por los cuernos e impulsar la apertura de una tienda de ultramarinos y un bar en locales de propiedad pública.

Todo ello viene a cuestión de la diversa pero siempre difícil situación que vive el comercio y hostelería de los municipios rurales a los que, además de las consecuencias que viven el comercio y hostelería en general por la crisis que padecemos, debemos añadir el reducido volumen de negocio que suponen sus escasos convecinos y los hábitos de consumo modernos, donde la movilidad juega un factor importantísimo.

Los municipios rurales más pequeños, los que no llegan o rondan el medio millar de vecinos, salvo excepciones, no cuentan con comercio alguno y la hostelería existente sobrevive a duras penas, con establecimientos de propiedad privada, establecimientos legendarios cuyas puertas abiertas se cerrarán con la próxima jubilación del titular madurito. También los bares de propiedad pública, los frecuentes ostatus, sobreviven básicamente gracias a la generosidad de los consistorios, que priorizan contar con un centro de reunión abierto antes que cobrar con una renta que, en muchos casos, anula la escasa rentabilidad del negocio y provoca una perniciosa rotación de titulares que acaba por hartar a los clientes.

En estos municipios, salvo los excepcionales comercios itinerantes, la gente está habituada a acudir en vehículo privado a los comercios de las ciudades más cercanas, bien sea la propia capital bien sea la cabecera de comarca, y en estas localidades hacen uso tanto del pequeño comercio tradicional como de los centros comerciales ubicados en las afueras.

La situación de otros muchos municipios que rondan y/o superan los 1.000 habitantes difiere, aunque no tanto, puesto que si bien tienen cubiertos los mínimos indispensables en lo relativo a la actividad comercial y hostelera, no es menos cierto que estos pequeños establecimientos las están pasando canutas en estos pequeños municipios, despojados de toda condición rural, que sufren los rigores de la crisis generalizada pero de forma más aguda al tener que sobrevivir en unos pueblos donde los vecinos quieren, queremos, los establecimientos abiertos "por si acaso" se nos olvida algo en nuestras excursiones comerciales a la ciudad o si, con carácter de urgencia, nos surge una necesidad de última hora.

En este tipo de municipios tenemos asegurada la existencia de bares abiertos y, por lo tanto, la función social de estos templos del alterne quedan resueltas aunque su rentabilidad está en entredicho puesto que, al igual que ocurre en el resto de municipios, el alterne ha quedado limitado al sábado tarde-domingo mediodía.

Es en la faceta comercial (tiendas de comestibles, carnicerías, pescaderías, farmacia, etc.) donde esta tipología de municipios son más vulnerables y donde el número de establecimientos se ha ido limitando a la unidad por ramo, se han reorganizado (las tiendas están integradas en redes como Eroski, Covirán, etc.) y mejorado sus instalaciones pero, aún así, sobreviven a duras penas. Como decía antes, las queremos abiertas, con un buen servicio, con amplio horario y con otros añadidos como el tarjetero, el servicio a domicilio, etc. pero, eso sí, las queremos a nuestra total disposición para cuando se nos haya olvidado algo en la "compra grande" que hacemos fuera del pueblo.

Cierto es que muchos de estos establecimientos tienen que ponerse las pilas y actualizar, en la medida que su condición familiar se lo permita, diferentes facetas de su negocio mejorando el servicio, adecuando los horarios a la vida moderna de los clientes más jóvenes, innovando con la ayuda de las nuevas tecnologías, etc.

No obstante, no podemos obviar que estos establecimientos, que yo suelo llamar los establecimientos "porsiacaso" sufren la incomprensión, cuando no ninguneo, de sus convecinos que los quieren abiertos, viviendo exclusivamente de la gente mayor sin coche y de atender sus propios olvidos, sin caer en la cuenta que estos establecimientos, y por extensión los propios municipios, pervivirán en el futuro únicamente con la implicación y/o complicidad de sus vecinos-clientes.

Si los vecinos de estos municipios siguen haciendo oídos sordos a los gritos de estos comerciantes, si los ayuntamientos siguen ausentes de este debate social, las persianas continuarán bajándose de forma definitiva y quizás, lamentablemente, caigamos demasiado tarde en la cuenta y no haya marcha atrás posible.

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2014/02/23/economia/comercio-porsiacaso

AGENDA

Al As Az Og Or Lr Ig
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

DENDAGO

Euskal Herriko merkatarien online denda

EUSKALDENDAK

Euskadendak Euskadiko Merkatari, ostalari eta zerbitzu enpresen elkarteen Konfederazioa

HARPIDETZA

Dendartean Berriak

Jaso berri bakoitzeko albiste jakinarazpena.

Administrazioa

  • Andre Mari kalea 21
    20240 Ordizia, Gipuzkoa
  • 671 690 980
  • dendartean@dendartean.eus

MERKATARITZA BULEGO TEKNIKOA

  • Enparan Kalea 1
    20730 Azpeitia, Gipuzkoa
  • 943 025 673 | 688 823 944
  • otcdendartean@dendartean.eus